¿Cómo se produjo la quiebra de Terra Luna?

Startseite » ¿Cómo se produjo la quiebra de Terra Luna?

En las últimas semanas ha saltado a los titulares un hecho que tiene en vilo a toda la industria de las criptomonedas: la caída de la stablecoin algorítmica Terra (UST) y de su token nativo Luna. Espera, ¿establecoin no significa que es una criptomoneda con valor estable? En teoría sí, pero en la práctica suele ser diferente. En primer lugar, ¿qué son las stablecoins, cuáles son los distintos tipos y cómo se estrelló Terra?

¿Qué es una stablecoin?

Como su nombre indica, las stablecoins son criptomonedas que prometen un valor estable al estar vinculadas al valor de otro activo. Puede tratarse de monedas fiduciarias, materias primas, metales preciosos u otras criptomonedas. De este modo, las fluctuaciones de precios de las criptomonedas deberían poder sortearse más fácilmente. Además, las stablecoins permiten un intercambio rápido y sin complicaciones de un criptoactivo en un activo tradicional sin tener que abandonar la plataforma respectiva (criptointercambio). Una stablecoin siempre representa un activo subyacente como el dólar estadounidense. Por ejemplo, si desea invertir en un criptoactivo menos volátil, podría comprar una stablecoin. Así, no habría necesidad de cambiar la criptomoneda por la moneda fiduciaria, ya que la stablecoin puede replicar la moneda fiduciaria.

¿Para qué se necesita stablecoin?

Aunque la alta volatilidad de las criptomonedas es una ventaja para los operadores, ya que permite mayores márgenes de beneficio, hace que las criptomonedas no sean adecuadas como medio de pago o depósito de valor. Por lo tanto, los inversores que busquen una forma de almacenar valor serán más propensos a elegir una alternativa. Las stablecoins están diseñadas para combinar las ventajas del dinero fiduciario u otros activos tradicionales con las de las criptomonedas para permitir a los inversores protegerse frente a las pérdidas de precios, pero permaneciendo en el mundo de las criptomonedas y sin tener que poseer dinero fiduciario. Lo que en teoría parece una solución perfecta es, sin embargo, difícil de aplicar en la práctica, como se explicará con más detalle a continuación.

¿Qué tipos de stablecoins existen?

Las Stablecoins pueden dividirse en tres tipos diferentes:

  • Cobertura mediante activos tradicionales
  • Cobertura con otras criptomonedas
  • Cobertura algorítmica
  • Cobertura con activos tradicionales

En esta forma de stablecoin, representa digitalmente su activo base físico, normalmente en forma de los denominados pagarés, es decir, pagarés que representan un derecho al pago de los activos garantizados. No tiene por qué ser necesariamente dinero fiduciario; la garantía también pueden ser materias primas o metales preciosos.

El ejemplo clásico es la Stablecoin Tether (USDT). Su sistema funciona de tal manera que por cada USDT se debe depositar un dólar estadounidense físico, por lo que existe una cobertura 1:1. Si los inversores quieren cambiar USDT, se pagan dólares estadounidenses del mismo valor. A continuación, se queman los USDT en cuestión.

Sin embargo, a menudo se ha cuestionado públicamente la solvencia de Tether Limited, la empresa que está detrás de Tether. Mientras tanto, la empresa ha admitido que Tether no está, como se había afirmado anteriormente, cubierto exclusivamente por dólares estadounidenses, sino también por diversos activos como criptodivisas, lo que podría acarrear problemas de pago debido a sus fuertes fluctuaciones. En sentido estricto, esto significa que Tether ya no pertenece a las stablecoins que están respaldadas exclusivamente por activos tradicionales. En este contexto, resulta especialmente cuestionable que el Tribunal Supremo de Nueva York rechazara una demanda presentada por Tether para impedir la divulgación de documentos relativos a sus reservas de efectivo. Tether Limited alegó que ello iría en detrimento de su negocio, lo que equivale prácticamente a una admisión de culpabilidad. Especialmente en el contexto de las ominosas operaciones de crédito entre Tether y la bolsa Bitfinex, que aún no se han aclarado del todo, la declaración deja un sabor rancio. Queda por saber si Tether es realmente una stablecoin, de modo que Tether Limited podría pagar a todos los clientes el valor equivalente de sus tokens Tether en dólares estadounidenses en caso de que decidieran canjear sus monedas.

Entre las ventajas de la cobertura con activos tradicionales figuran la menor volatilidad que presentan y el hecho de que proceden de un entorno de mercado regulado. Por otro lado, no existe protección del inversor, por lo que no habría protección de los depósitos en caso de insolvencia de un proveedor de monedas estables. Además, no puede garantizarse la relación de cambio prometida entre la stablecoin y el activo base.

Cobertura con otras criptomonedas

Otra forma de cubrir las stablecoins es depositar otras criptomonedas como activos subyacentes. La ventaja es la descentralización. La garantía se deposita en un contrato inteligente, por lo que no es necesario ningún intermediario como ocurre con las stablecoins garantizadas por activos clásicos. Sin embargo, una de las desventajas de este enfoque también es obvia: dado que la garantía son otras criptomonedas, que a su vez están sujetas a fuertes fluctuaciones de valor, las stablecoins emitidas podrían dejar de estar adecuadamente garantizadas en caso de una rápida caída del valor de la criptomoneda de referencia. Para evitar este escenario, siempre debe haber una “sobrecolateralización”: Por tanto, los inversores deben depositar como garantía una cantidad superior al valor de la ficha adquirida. En el caso de la stablecoin Dai de MakerDAO, por ejemplo, la sobrecolateralización es del 50 %. Además, los contratos inteligentes son falibles y este método de cobertura sólo encuentra escasa aceptación.

Cobertura algorítmica

Con la stablecoin algorítmica, también se pueden mantener algunos activos, pero la cobertura la realiza principalmente un algoritmo. De este modo, se equilibra activamente la oferta de stablecoin en circulación en función de la oferta y la demanda. Básicamente, el mecanismo funciona de forma similar a un banco central, pero a diferencia de éste, es descentralizado y automático. Si el precio sube por encima de un determinado valor de referencia, como 1 dólar estadounidense por unidad de stablecoin, el algoritmo mina más monedas para que la oferta aumente artificialmente. Posteriormente, se supone que el precio vuelve a caer y el algoritmo compra monedas y luego las quema para garantizar que la stablecoin se mantiene estable en torno a su clavija. Este concepto también se conoce como acciones de señoreaje.

Las ventajas de la cobertura algorítmica son la descentralización, el hecho resultante de que no se necesitan intermediarios y que los inversores no tienen que depositar garantías. Por otro lado, el algoritmo es falible, las fluctuaciones de precios en intentos anteriores fueron mayores que en otros sistemas y las stablecoins algorítmicas, al igual que las stablecoins respaldadas por otras criptodivisas, sólo tienen una baja aceptación.

¿Cómo se estrelló Terra?

Hasta su caída, Terra era la mayor stablecoin algorítmica que existía, la tercera mayor de todas las stablecoins en general, y representaba el 8% de su capitalización de mercado.

Cuando se quemaba la stablecoin Terra (UST), se regeneraba su token nativo Luna y viceversa. El protocolo de Terra estipulaba que un UST siempre podía canjearse por un valor Luna equivalente a un dólar estadounidense. La llamada vinculación del UST a Luna condujo así simultáneamente a una vinculación al dólar estadounidense. La stablecoin ofrecía una oportunidad de arbitraje: si la cotización de la terra subía por encima de un dólar estadounidense, por ejemplo 1,02 dólares, el incentivo para quemar luna y adquirir a cambio la moneda terra era grande, ya que sólo había que gastar un dólar de luna para obtener 1,02 dólares de terra. Esto provocó un aumento del número de monedas de Terra en circulación, lo que acabó deprimiendo de nuevo el precio. Por supuesto, el arbitraje también funcionaba a la inversa: si el precio caía por debajo de un dólar, valía la pena quemar la stablecoin y cambiarla por Luna, ya que seguías obteniendo un dólar por ella. Este mecanismo garantizaba la vinculación de Terras al dólar estadounidense, pero sólo funcionaba mientras el token Luna también tuviera un valor y existiera demanda, que es donde el sistema acabó fallando.

Las voces críticas ya habían advertido de tal escenario meses antes, lo que significaba que se había extendido cierto escepticismo. Se especula con que hubo un ataque dirigido contra Terra y que este escepticismo convenía a los atacantes. En cuanto al motivo, existen varias explicaciones, como un cortocircuito de bitcoins llevado a cabo por alguien con un capital enormemente elevado. Terraform Labs, la empresa detrás de Terra, había acumulado una gran reserva de Bitcoins durante varias semanas antes de la caída, en forma de unos 80.300 Bitcoins con un valor de unos 3.000 millones de dólares estadounidenses, que se suponía iban a asegurar Terra. Los principios de la Fundación Luna establecían que si el tipo UST bajaba en un determinado porcentaje, es decir, si dejaba de existir la vinculación al dólar, también deberían venderse Bitcoins para estabilizar el tipo UST. Esto es exactamente lo que ocurrió: durante la caída del precio de Terra, 80.000 de los 80.300 Bitcoins se transfirieron a carteras de intercambio, por lo que se liquidó una cantidad adicional significativa de Bitcoins, lo que a su vez contribuyó a la caída del precio de Bitcoin. Esto afectó a toda la industria de las criptomonedas, ya que otras criptomonedas también caen cuando cae Bitcoin. Los atacantes de Terra probablemente habían acumulado posiciones cortas de bitcoin semanas o meses antes y posiciones largas de la stablecoin al mismo tiempo. Cuando la liquidez de la moneda era baja, empezaron a volcar todos sus tokens stablecoin en el mercado. Debido al escepticismo ya reinante hacia Terra, la mayoría de los poseedores de Terra USD siguieron su ejemplo y vendieron sus stablecoin, de modo que la paridad se derrumbó por completo y la Fundación Luna tuvo que vender sus reservas de bitcoins. Aunque hubo otros factores en juego, ésta fue la principal razón de la caída del precio del bitcoin, como ya se ha mencionado. Según las especulaciones, los atacantes pudieron entonces cerrar su posición corta y obtener beneficios por un total de varios cientos de millones de dólares. El supuesto ataque, combinado con una desviación demasiado grande del dólar, supuso en última instancia el golpe mortal para Terra. Se iba a utilizar capital externo para salvar Terra, y el fundador Do Kwon prometió rápidas operaciones de rescate a través de Twitter, pero al final no se pudo detener el desplome.

Una señal de que el sistema no podía funcionar a largo plazo era ya la elevada promesa de intereses para los inversores en UST. Gracias al protocolo de crédito “Anchor”, que se basa en la Blockchain de Terra, se podría obtener una rentabilidad anual del 20 % con poco riesgo. Sin embargo, el dinero para el pago no procedía de los ingresos por intereses de los préstamos, sino de una “reserva de rendimiento” especialmente creada, que la Luna Foundation Guard repuso con varios cientos de millones de dólares estadounidenses para poder seguir garantizando los elevados pagos de intereses de Anchor. Los elevados tipos de interés aseguraron el rápido crecimiento de Terra, de modo que en ocasiones se pagaban 7 millones de dólares diarios. Sin embargo, su fundador, Do Kwon, cometió el error de permitir la retirada de depósitos en cualquier momento, añadiendo el riesgo de retiradas masivas simultáneas al riesgo que suponía el elevado número de usuarios. Ambos riesgos acabaron materializándose y desempeñaron un papel fundamental en la quiebra de Terra Luna.

¿Y ahora qué?

Después de que fracasaran los intentos de rescate y Luna Classic perdiera casi el 100% de su valor, Do Kwon hizo que los stakers y validadores de Luna votaran sobre si las monedas Luna debían quemarse o si debía producirse la denominada bifurcación dura de la red. Este último es un cambio de protocolo en la cadena de bloques que requiere que todos los nodos se actualicen a la última versión del software para poder seguir participando en la red. La nueva versión del blockchain sólo acepta las nuevas reglas, por lo que una bifurcación dura da lugar a la coexistencia de dos blockchains. Ambos tienen su propio software de protocolo.

La mayoría votó a favor del hard fork y así la nueva blockchain, que sigue llamándose Terra (LUNA), se puso en marcha el 28 de mayo. Se prescinde de la stablecoin UST; en su lugar, la atención se centra en las aplicaciones DeFi. Los inversores agraviados recibieron airdrops del nuevo token Luna en función del tiempo que habían tenido los antiguos tokens y de su cantidad.

Sin embargo, esta aventura tampoco se vio coronada por el éxito; el precio de la nueva criptomoneda se desplomó de más de 16,00 dólares a 5,60 dólares a las pocas horas de su lanzamiento. Actualmente, a 13.01.2023, se sitúa en 1,64 dólares.

El desplome de todo el mercado de criptomonedas ha tenido consecuencias de gran alcance. Ahora parece que la plataforma de criptoahorro Celsius tendrá que declararse insolvente. Desde el 12 de junio, ha cerrado todos los reintegros debido a las dificultades de pago y los inversores temen por su dinero. Los clientes del neobanco alemán Nuri también se ven afectados, ya que su cuenta de ingresos Bitcoin es una colaboración con el proveedor de cripto servicios. Ahora, según un informe del Wall Street Journal, Celsius ha nombrado administradores concursales a la consultora económica Alvarez & Marsal para evitar o gestionar la insolvencia. Teniendo en cuenta que ya se contrató a un “abogado del deudor” a mediados de junio, más abogados externos no es una buena señal. Supuestamente, J.P. Morgan está mostrando interés en hacerse con las criptodivisas de Celsius.

© Copyright 2022 | Blockchain.cl All Rights Reserved