Bitcoin, una semana de esperanza