Bitcoin a mediados de mayo: ¿lo peor está por llegar?