Bitcoin, aún hay turbulencias