Bitcoin ¿se evitó el apocalipsis?