¿La calma antes de la tormenta?