Bitcoin y la falta de optimismo