Bitcoin: Comienzo lleno de baches