Cripto y un desarollo explosivo