¿Primero Tesla, ahora Amazon?