BTC y ETH sorprendentemente débiles