Los toros de Bitcoin vuelven a pisotear